Taxtech

Tanque de pensamiento para los documentos electrónicos

Latinoamérica está evolucionando hacia el concepto más amplio de “sistema de factura electrónica” siendo necesario crear una entidad encargada de coordinar una estrategia común y con capacidad de influir en las políticas de administración tributaria de los países de la región

Colombia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

TEMAS

Latinoamérica no sólo es líder en el fútbol, es el segundo continente que más copas del mundo ha ganado detrás de Europa, sino que también es referente mundial en la factura electrónica.

La factura electrónica ha alcanzado madurez en varios países de Latinoamérica tales como Chile, México y Brasil, que ya han logrado la masificación del documento electrónico a todos los sectores de la economía generando, asimismo, nuevos productos y servicios tributarios.

El liderazgo de Latinoamérica se debe a dos factores: i) tenemos que decirlo con toda franqueza, vivimos en países con altas tasas de evasión tributaria en los que la factura electrónica ha demostrado ser una herramienta efectiva en la lucha de este flagelo; y ii) en las odiosas comparaciones, la contabilidad en Latinoamérica requiere para las administraciones tributarias esfuerzos adicionales de inspección y de fiscalización, mientras que en los países desarrollados los estados financieros de las compañías son de conocimiento de las administraciones tributarias de forma transparente, lo que no ha requerido en dichos países el uso de la factura electrónica.

Sin embargo, Europa ha liderado desde hace más de 50 años, desde lo privado -en sectores de alto volumen documental como el retail, el automotriz y el farmacéutico-, el intercambio electrónico de datos a través de tecnologías como el EDI desde Irlanda1, a través de OASIS la estandarización del XML con el Univesal Business Language (UBL)2 y el proyecto Peppol3 que crece por el mundo para el intercambio internacional entre países de documentos electrónicos.

Las administraciones tributarias europeas ya han comenzado a entender que, además de ser la factura electrónica un documento que combate la evasión, también genera disminuciones en el costo de cumplimiento para los contribuyentes y optimización en los procesos operativos y financieros de las empresas. Por ejemplo, Italia adoptó el modelo de expedición a través de la entidad tributaria y la factura electrónica como soporte de la deducción de costos. Francia copió la iniciativa italiana e informó que también aplicaría el criterio de la deducibilidad a partir del 2025. EE.UU. por otro lado, ha sido menos activo en lo privado y mucho menos en los institucional.

En Latinoamérica, el concepto de factura electrónica está evolucionando a uno más amplio: “el sistema de factura electrónica”. Además de estar conformado por la factura electrónica, comprende los documentos electrónicos que hacen parte del libro de compras y ventas. Este libro electrónico consiste en la representación de todos los ingresos, compras, costos y gastos de un estado de pérdidas y ganancias de un contribuyente, estandarizados mediante los documentos soportes electrónicos masificados por la administración tributaria para la generación de productos fiscales que optimizan la relación Contribuyente–Estado.

El libro de compras y ventas es el centro de las declaraciones de impuestos sugeridas y de la automatización de los procesos contables de las empresas. Asimismo, redundará en la disminución de los costos de cumplimiento fiscal y en la optimización de los procesos en las áreas financieras.

Colombia, el país que me compete por la responsabilidad que actualmente ejerzo, ha tenido avances importantes en la factura electrónica recientemente. Hemos dejado de ser una de las economías rezagadas para ser uno de los líderes de la región.

Para poder realizar una comparación entre los modelos de factura electrónica implementados en cada país se requiere del análisis de variables que diferencian a un país de otro de acuerdo con los avances tecnológicos que, en este tópico, evolucionan a pasos acelerados:

 • Momento de la validación de la administración tributaria: i) previa a la expedición del proveedor al cliente, y/o ii) posterior. Las bondades de la validación previa se subrayan en el riesgo subjetivo.

• Implicaciones tecnológicas de la validación en tiempo real en menos de un segundo de cada documento electrónico.

• Existencia de un intermediario privado entre el emisor y la administración tributaria para la validación de los documentos electrónicos.

• Solución tecnológica alojada en la nube o en tierra.

• Firma digital de los documentos, garantizada por tercero o por la misma administración tributaria, que otorga autenticidad, integridad y no repudio de cada operación.

Estándares de los documentos electrónicos: XMl propio de cada país o UBL, o otras alternativas como Jason.

• Interoperabilidad a través del correo electrónico o de servidores.

• Información adicional para sectores económicos especiales.

• Factura como soporte de costos, gastos e impuestos descontables.

• La circulación de factura electrónica para el factoring electrónico.

• Analítica en tiempo real de alertas para control subjetivo, utilizando herramientas de inteligencia artificial y BIG DATA.


Todo este conocimiento alrededor de la factura electrónica, que viene construyendo Latinoamérica desde hace más de 20 años por parte de las empresas públicas y privadas que gestionan normas, procedimientos y tecnologías alrededor de los documentos electrónicos, está desarticulado entre nuestros países. Basta con hablar con los diferentes acentos e idiomas latinos para notar que cada quién trata de defender lo suyo. No se ha generado un ambiente colaborativo que permita compartir de manera desinteresada los saberes en el camino de un bien común latinoamericano.

Las empresas y el Estado se han convertido en un grupo homogéneo de saberes que brindan servicios tecnológicos a las empresas y a las personas naturales. A través de facilidades como los sistemas contables, los documentos electrónicos, los sistemas de interoperabilidad o interacción con las entidades del Estado se ha generado un núcleo ordenado de información económica y financiera sobre las operaciones B2B, B2C y B2G, data a la que ahora todos quieren acceder y por la que están dispuestos a pagar.

Por lo tanto, es una urgente necesidad que este grupo de conocimiento se consolide como un gremio internacional latinoamericano de conocimiento, que se una a través de tanques de pensamiento (think tank) con la capacidad de influir en las políticas de Estado. De esta manera, estos tanques de pensamiento se posicionarán como el ancla de la data empresarial para el desarrollo del activo más importantes que puede tener una sociedad desarrollada, como es la información estructurada de todas las transacciones comerciales de una economía.

Es lamentable como hoy este conocimiento de los documentos electrónicos está siendo construido por cada país de manera individual. Se encuentra escasa literatura o contenido para intercambiar experiencias que permitan desarrollar una comunidad-región con paso firme.

Es importante buscar una persona o entidad líder que potencie ese primer puesto mundial en documentos electrónicos. Así se permitirá seguir brillando, pero con más fuerza, desarrollando la capacidad de ofrecer algo de mucho valor a los países del primer mundo como el primer aporte de nuestra sociedad al mundo de cara al cercano 2050, donde veremos un mundo nuevo transformado por la tecnología, donde la factura electrónica será una pieza fundamental de ese progreso.


[1] El intercambio electrónico de datos (en inglés electronic data interchange o EDI) es la transmisión estructurada de datos entre organizaciones por medios electrónicos. Se usa para transferir documentos electrónicos o datos de negocios de un sistema computacional a otro. Este intercambio puede realizarse en distintos formatos: EDIFACTXML, ANSI ASC X12, TXT, etc.
[2] Universal Business Language (UBL) es una biblioteca abierta de documentos comerciales XML electrónicos estándar para adquisiciones y transporte, como órdenes de compra, facturas, logística de transporte y albaranes. UBL fue desarrollado por un Comité Técnico de OASIS con la participación de una variedad de organizaciones de estándares de datos de la industria. UBL está diseñado para conectarse directamente a las prácticas comerciales, legales, de auditoría y de gestión de registros existentes.
[3] PEPPOL ((Pan-European Public Procurement Online) es un conjunto de especificaciones mantenidas por la organización sin fines de lucro OpenPEPPOL con el objetivo de estandarizar los procedimientos de contratación transfronterizos con soporte electrónico. Cuenta, entre otras cosas, con facturación electrónica. Además de las especificaciones, PEPPOL consta de una red de distribución.