Taxtech

La tecnología y el futuro del trabajo de los equipos de impuestos

Blockchain, Inteligencia artificial (AI), automatización robótica de procesos (RPA), el Internet de las cosas (IoT) y machine learning son algunas de las herramientas que transformarán la profesión de los tributaristas

Colombia
Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin

TEMAS

Los últimos avances tecnológicos están transformando la profesión tributaria y cambiarán el futuro del trabajo de los equipos de impuestos.

Blockchain, inteligencia artificial (AI), automatización robótica de procesos (RPA), la nube, el Internet de las cosas (IoT) representan un mundo nuevo e inteligente, la conectividad que proporciona la tecnología desafía a las organizaciones y a sus líderes, y los invita a reflexionar sobre cómo debe ser el futuro del trabajo.

La profesión tributaria viene experimentando grandes cambios en los últimos años y los seguirá teniendo en la medida que la tecnología siga avanzando, quizás hasta que las autoridades tributarias estén en capacidad de administrar con eficiencia grandes volúmenes de datos.

Algunos de los cambios más relevantes incluyen el cambio de la presentación de las declaraciones tributarias en papel a su presentación de forma electrónica, la facturación electrónica y la nómina electrónica.

Hemos pasado de las calculadoras a las hojas de cálculo y de los correos electrónicos a las unidades de disco compartidas y es así como la tecnología va abonando el camino para la transformación de la profesión tributaria.

Más allá de la presentación electrónica de las declaraciones tributarias, muchas autoridades fiscales de todo el mundo están fijando su mirada en la tecnología para permitir el recaudo y el análisis de impuestos de forma digital.

Cada vez estamos viendo más países en América Latina implementar el modelo de informes en tiempo real que utiliza Brasil, también vemos que muchos reguladores europeos están migrando a los protocolos de auditoría estándar para impuestos conocidos como SAF-T (Standard Audit File for Tax) el cual permite el intercambio electrónico de información fiscal para detectar cualquier anomalía en la contabilidad de una empresa de forma rápida.

Hoy por hoy las hojas de cálculo están siendo reemplazadas por plataformas basadas en la web, que a su vez están equipadas con software de aprendizaje automático (Machine Learning) y de inteligencia artificial (AI), lo que ayuda a reducir significativamente la entrada manual de datos y permite transformarlos para acelerar los procesos de revisión y determinación. También estamos viendo que las unidades compartidas se están retirando para dar paso a nuevas plataformas de colaboración que incluyen funcionalidades más allá de la gestión de documentos.

En consecuencia, todos estos cambios están ofreciendo a los equipos tributarios formas más eficientes y efectivas de realizar las tareas existentes.

Es así que, a medida que los datos están cada vez más alineados e integrados en una organización y tenemos más transacciones financieras respaldadas por sistemas de gestión empresarial (ERP) en la nube, los datos se mejoran y se pueden automatizar fácilmente.

En consecuencia, los profesionales de impuestos pueden dejar de hacer menos «Data Wrangling», es decir, limpiar, unificar, consolidar y normalizar los datos para que se puedan utilizar y así lograr extraer información de valor para centrarse más en la gestión del riesgo y la planificación estratégica tributaria.

Por otra parte, la tecnología hará el trabajo basado en reglas. Por ejemplo, las máquinas pueden aprender a clasificar los bienes y servicios en los informes del balance de prueba según las pautas preconfiguradas, bien sea a través de indicadores de impuestos, referencias, centros de costo o cuentas contables y así determinar las cifras que se deberán llevar a las declaraciones tributarias.

Los robots basados en RPA, o también llamados «bots», pueden asumir el trabajo de extraer, importar y transformar datos de varios sistemas de información a una sola base de datos para la preparación de las declaraciones tributarias, la provisión del impuesto de renta e inclusive la información exógena.

También pueden transferir datos del balance de prueba a un software de cumplimiento tributario y así automatizar la generación de declaraciones de impuestos y demás obligaciones fiscales. A medida que las transacciones se registran y los cálculos se automatizan en el sistema, los algoritmos pueden alertar instantáneamente a los usuarios de la información sobre las irregularidades que requieren ser revisadas y así mejorar la calidad de los datos para mitigar los riesgos asociados al cumplimiento tributario.

El uso de estas tecnologías logrará garantizar la integralidad de la información utilizada para el cumplimiento fiscal y permitirá crear un ecosistema tributario que ayudará a mitigar los riesgos y ser más eficientes. Esto dará más tiempo a los profesionales de impuestos para emplearlo en su bienestar y crecimiento profesional y, al mismo tiempo, ayudará a las empresas a ser más competitivas.

Bajo esta nueva realidad, la mayoría del trabajo relacionado con informes financieros y de cumplimiento serán automatizados o simplificados. Las responsabilidades clave del profesional de impuestos cambiarán y se centrarán en ayudar a diseñar, construir y mantener estos sistemas interconectados, a la vez que proporcionarán un mayor valor a la función de impuestos a través de las percepciones generadas en tiempo real y el análisis del riesgo para el negocio.

Con el uso apropiado de estas tecnologías emergentes, los profesionales de impuestos serán liberados de los grandes esfuerzos en tiempo que actualmente tienen que hacer recopilando, limpiando y normalizando los datos. Con este nuevo enfoque el profesional de impuestos puede proporcionar pronósticos más rápidos y precisos, analizar la razonabilidad de los datos, preparar modelos predictivos y aumentar el valor de las organizaciones.

En lugar de dedicar tiempo a responder requerimientos repetitivos, se aprovecharán las plataformas de voz y mensajería para crear un sistema que pueda buscar y responder a las preguntas más frecuentes sobre diferentes temas tributarios, como tarifas de retención, tasas de interés, códigos de municipios, actividades económicas, fechas de vencimiento de obligaciones, etc.

En lugar de copiar, pegar y consolidar datos de diferentes fuentes de información en hojas de cálculo, los equipos de impuestos conectarán las tablas de datos de manera simple, a través de una interfaz de arrastrar y soltar, también conocido como «drag-and-drop». En este favorable escenario se eliminarán los informes fragmentados y se incluirán informes en tiempo real utilizando tecnología de visualización de datos, lo cual proporciona una manera accesible de ver y comprender tendencias, valores atípicos y patrones en los datos, haciendo que sean más comprensibles y útiles para la toma de decisiones.

Es importante resaltar que al mismo tiempo que las empresas hacen grandes esfuerzos por implementar tecnología en sus organizaciones, las autoridades fiscales también están avanzando a un ritmo acelerado gracias a los avances tecnológicos de los últimos años.

A causa de esto, las administraciones tributarias también están implementando conceptos tecnológicos como Big Data, análisis de datos e inteligencia artificial para recopilar y analizar datos fiscales, ya que requieren información con mayor frecuencia y con más detalle que nunca.

Del mismo modo, se está preparando el escenario para que los entes reguladores utilicen potencialmente Blockchain para acceder directamente a los datos financieros de las empresas y poder entregar una declaración de impuesto sugerida a cada contribuyente.

Además, el uso extensivo del análisis de datos y la inteligencia artificial en las administraciones tributarias implica un escenario de cambio disruptivo que tendrá un impacto en los procesos y los equipos de cumplimiento tributario, y desde luego en las políticas tributarias que deberán alinearse para poder maximizar el uso de las nuevas tecnologías hasta que la administración tributaria ya no envíe una declaración de impuestos sugerida sino una declaración de impuestos definitiva.

Por consiguiente, a medida que cambia nuestro entorno y la forma de trabajar también lo hará la fuerza laboral y nuestra idea sobre la organización del trabajo. Los equipos de impuestos tendrán gente trabajando permanentemente con máquinas. Por tanto, se espera que los profesionales de impuestos demuestren agudeza comercial y nuevas habilidades, como la tecnología y la gestión de datos.

Así, los especialistas en robótica, Blockchain y tecnologías cognitivas se unirán a los equipos de especialistas en impuestos tradicionales. Esto hará que los modelos operativos de talento humano deban crear nuevas formas para llevar a cabo determinados trabajos y buscarán tener mano de obra de tiempo completo, contratos temporales, contrato por obra o servicio e incluso contratos de outsourcing y cosourcing. Esto aportará creatividad y un aire fresco a determinados procesos que deben ser reestructurados dentro de una organización, también ofrecerá la posibilidad de escuchar e integrar nuevas ideas a las organizaciones.

Así, la tecnología cambiará completamente la carrera tributaria. El departamento de impuestos necesitará personas con experiencia en informática digital, ingeniería, ciencia de datos e incluso comunicaciones. Los equipos se caracterizarán por su agilidad, diversidad, habilidades de colaboración y empatía. Así los líderes fiscales deberán redefinir los roles y responsabilidades de los miembros de su equipo.

Con el tiempo, las habilidades blandas y la resolución de conflictos pasarán a primer plano a medida que los profesionales de impuestos colaboren con otras funciones para explorar oportunidades de impacto en los negocios. Esto implica trabajar con científicos de datos y desarrolladores de software para crear nuevos modelos de aprendizaje automático para extraer datos de los diferentes sistemas de información de las compañías.

 A medida que las tareas rutinarias se automatizan y las máquinas consiguen interpretar los datos, los equipos de impuestos necesitarán reorientarse al core de su negocio, a la planificación, previsión e informes de gestión.

De ahí, el profesional de impuestos del futuro necesitará centrase más en su crecimiento profesional, en el razonamiento crítico y las habilidades de pensamiento. También deberá tener un profundo conocimiento del negocio para que pueda conectar los puntos de las diferentes áreas, así como desarrollar su creatividad y habilidad analítica para identificar rápidamente situaciones que pongan en riesgo la continuidad del negocio o que simplemente ayuden a potencializarlo.